Se lo describe como el País del Arco Iris, por la diversidad de la población sudafricana, donde conviven diferentes razas y culturas, lo que le da a Sudáfrica una riqueza cultural única y fascinante. Se la conoce también por una historia llena de aventuras, riquezas y poderío; después de un doloroso período de maduración, se la reconoce como una nación que con gran sabiduría y dignidad, eligió el camino de la paz y la reconciliación. 

Sudáfrica es un país de grandes contrastes, moderno, rico y pujante, el país más desarrollado del continente, con hermosas ciudades, espectaculares autopistas y carreteras, y una muy avanzada infraestructura industrial, comercial y excelentes servicios, comparable todo esto a países del primer mundo y como contrapartida, gran parte de su población, debido al legado del Apartheid, vive aún aislada, donde perduran las culturas tribales casi intactas.