A República Dominicana se la conoce en todo el mundo por el merengue, ese ritmo cálido y contagioso que ha invadido a los cinco continentes y que se ha convertido en la principal seña de identidad de este país. Un país que parece haber sido creado, desde sus orígenes, para el descanso y la diversión, para el disfrute del sol y de sus inolvidables parajes naturales.


El Mar Caribe impone un aire risueño a esta bellísima isla, el sol brilla en las magníficas playas del norte y del sur, bordeadas de agua color esmeralda. Pero no todo es playa, si uno disfruta de la cultura, la montaña o la aventura, gracias a la diversidad que posee República Dominicana, también podrá disfrutar de unas vacaciones que serán difíciles de olvidar. 

Documentación: Requiere pasaporte vigente. Al salir de República Dominicana hay que abonar una tasa de salida, el monto de la misma varia según la ciudad de salida.