Contemplando su geografía, se puede observar el abanico de aventuras que ofrece Canadá. Bosques de coníferas, escarpadas montañas, suaves colinas, llanas praderas, playas y lagos, el viento entre los pinos, el estruendo del agua en su caída o el observar a las ballenas en su migración son tan solo algunas de las posibilidades que ofrece el segundo país más grande del mundo. Los miles de kilómetros de territorio salvaje de Canadá todavía albergan los recuerdos de la fiebre del oro y de los pioneros. Si se busca un clima más urbano, en las ciudades canadienses se mezclan el sabor y encanto de Europa con el entusiasta alboroto de Nueva York.

Documentación: Se necesita Visa. Requiere pasaporte con una validez de 6 meses desde la fecha de regreso.